Jin Hi Kim @ Museo del Mar (Vigo) 2008 (II)

Buen concierto. A pesar de que en algún momento se me hizo un poco “cuesta arriba”, no puedo hacer otra valoración del concierto que no sea positiva. Me quedo sin dudar con la segunda parte, cuando Jin Hi Kim cambió el komungo tradicional por el eléctrico. Por un lado, porque los efectos dan muchísima riqueza al sonido del instrumento y, por otro, porque la visibilidad era mucho mejor (ése es uno de los problemas en este emplazamiento, el escenario no queda demasiado alto y eso dificulta el seguimiento de las evoluciones de los intérpretes).

Mención de honra para las proyecciones, que, a mi parecer, juegan un papel fundamental para lograr la atmósfera adecuada, a medio camino entre la psicodelia y la meditación, con la misma naturaleza ritual que muchas otras propuestas de música folclórica (como pueden ser, salvando las distancias, Raksha Mancham o Hedningarna); y, además, consiguen instantes inolvidables de duelo entre Jin Hi Kim y su “reflejo electrónico”.

Por cierto, me he quedado pensando en que me parece mucho más natural la posición de las manos al tocar el komungo que la posición de las manos al tocar otros instrumentos de cuerda (no hay más que comparar la posición de la muñeca izquierda al tocar una guitarra o un bajo).

Escuchando: Stormy and pictures – Woven Hand

Jin Hi Kim @ Museo del Mar (Vigo) 2008

Más que prometedor concierto de komungo mañana, a las 22:00h. en el Museo del Mar, contando con la mejor intérprete posible en la actualidad: la virtuosa koreana Jin Hi Kim. Todo esto sin olvidar la presencia de Gerry Hemingway en la percusión, claro está.

Escuchando: Scavenged dolls – Howard Shore

Barbez @ Museo del Mar (Vigo), II

Según lo previsto, el pasado domingo día 20 me lo pasé en grande en el concierto que Barbez dieron en el Museo del Mar. Se centraron en los temas incluidos en su último álbum, canciones con una fuerte carga emotiva e inspiradas en la obra poética del escritor rumano Paul Antschel, más conocido como Paul Celan. Si bien es cierto que me gustó más la actuación que presencié en 2005, ésta no ha desmerecido en absoluto; tan sólo un planteamiento distinto para una enorme propuesta artística, reflejada en un grandísimo directo.

Dejo una foto de recuerdo aquí y, a continuación, un vídeo. La calidad del sonido es paupérrima, pero ahí queda.

Escuchando: Die Branstifter – Rome