Nada, absolutamente nada, exige más precisión que la poesía.

Escuchando: Smile – Tetsu Inoue

Anuncios