The Necks @ Vigo 25/10/2008

Fiel a mi agenda, el pasado sábado asistí al concierto de The Necks y puedo afirmar con total convicción que vivir un directo con Chris Abrahams, Tony Buck y Lloyd Swanton en acción es un auténtico lujazo. Más de una hora ininterrumpida de música en directo con un nivel de intensidad sobrecogedor no es algo que sea vea a diario (o no yo, al menos). No he asistido a demasiados conciertos sin bises, pero también es cierto que no he asistido a ningún concierto en el que los intérpretes estuviesen más de una hora tocando (¿improvisando?) sin parar ni un sólo segundo.

Al terminar el concierto pude escuchar cosas como “una cuarta dimensión del sonido” o “es la banda sonora de nuestro tiempo”. Hubo también asistentes desencantados, cosa que no me sorprende si no tienes clara la propuesta musical de este trío. De buenas a primeras puede resultar un tanto árida.

En fin, un breve fragmento por aquí y alguna que otra foto por acá.

Escuchando: Mandarin Arises – Guy Michelmore (The Invincible Iron Man OST)

Anuncios

The Necks @ Vigo 25/10/2008

Por obra y milagro de los chicos de SinSal y de su Festival SinSal 6 | Outono voy a tener el privilegio de disfrutar del directo de un grupo que me intriga desde hace tiempo. Un grupo al que descubrí siguiendo la estela de Bohren & Der club of Gore y su jazz heterodoxo. Desde Australia, Damas y Caballeros, The Necks.

Tal y como se puede leer en la web de SinSal, algo así es lo que podemos esperar.

Escuchando: Pillory-Like – Beady Belle

The Honey Sacrifice # Nights in Columbus

Supongo que uno de los factores del éxito de MySpace es su fuerte apuesta por la música, desde luego no deja de parecerme fascinante la cantidad de propuestas dignas de atención que se esconden entre sus usuarios. Nno le dedico demasiado tiempo, pero a veces es la montaña la que viene a Mahoma.

Así, recomiendo sin temor alguno este fantástico álbum, de descarga gratuita en la página oficial del grupo. Una producción exquisita para quince temas jazzísticos compuestos a modo de banda sonora de una película inexistente, a medio camino entre los trabajos de The Cinematic Orchestra y Bohren & der club of Gore. Tal y como afirman “the interplay of the songs represent the struggle, the desolation, hopes realized and forgotten; laid before a solemn group of participants. The actors in the film, as varied as the musicians performing, find themselves culled together by a postmodern assemblage of technology, communication, and addiction”.

Música con mayúsculas, sí.

Escuchando: Steganos – The Honey Sacrifice