Recito en silencio, al alba.

Te invoco a tientas, moldeando,
haciendo lo imposible por dar forma
al milagro de lo sublime.

Mis labios recorren con parsimonia
los pliegues de tu nombre
al pronunciarlo muy despacio
tratando de intuir sus misterios.

Entonando, sí, tu nombre secreto,
buscando la inflexión reveladora,
te revivo en el verbo.

Pues decirte es amarte.

[Salmo VII]

Escuchando: Abandoned ship bells – Múm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s