Ha llegado el tiempo de vivir
de nuevo. Tiempo de epifanía.

Tiempo de despojarse del sudario,
de limpiar los restos del óleo
con la frente bien alta,
de retirar los cirios consumidos
y las flores secas. Ha llegado la hora
de dejar las tinieblas atrás.
Sacude el polvo de tus sandalias.

Levántate y anda, amor.
Por lo que más quieras.

[Salmo II]

Escuchando: Crimson skies – The Cinematic Orchestra

Anuncios