“No tengo nada más que ofrecer que sangre, esfuerzo, lágrimas y sudor”.

Esto es lo que dijo Winston Churchill y esto es lo que me han ofrecido hoy a mí.

¿No es estimulante?

Escuchando:

Anuncios