Los espías de Santa Claus

Se ve que este año he sido asquerosamente bueno, porque mis confidentes me han informado de que mi regalo navideño, contra todo pronóstico, ha llegado a tiempo.

Si ya lo dice el refrán… hay que tener amigos hasta en el infierno. 

Escuchando: Embrace the fool – Poets to their beloved 

Anuncios