Adaptarse o morir

Si hay algo evidente es que el modelo de explotación de la industria discográfica, que ha sido válido durante varias décadas, llega a su fin. Si fue la tecnología la que permitió que muchos se enriqueciesen, es la tecnología la que parece devolver a los músicos al directo, a la búsqueda de patrocinios y a otros recursos, ante la dificultad para financiarse mediante la venta de música en soporte físico.

Un par de iniciativas valientes al respecto, la estadounidense Dark Winter y la lusa EnoughRecords.

Anuncios