13

Ven, siéntate conmigo
pero no digas nada

pues sé que me hablas con
silencios altos, claros,
que nadie más entiende

y que nuestras tristezas abrazadas
nunca suman el doble de tristeza.

Ven, tú que me conoces
como yo te conozco,
a pesar de que no hayamos podido escoger
y decir amor sea no decir nada.

Hoy te llamo con tres sílabas aunque
me sobre todo eso que hemos callado
en tiempos quebrantados y feroces.

Hoy solo ofrezco olvido.

Anuncios

2 comentarios en “13

  1. ¿Quién se atrevería a comentar en este post? Pues yo, sin duda…Ya era hora.

    Y ya era hora de que entendiese, y olvidase, y dejase atrás…

    Y sí, todo va encajando.

    Te amo.

    Irene.

  2. Hemos tenido que esperar. Desde luego las cosas no siempre son fáciles. No estoy en condiciones ahora mismo de añadir nada que no resulte superfluo, como sabes de sobra. Aún así, he de decirlo, alto y claro, orgulloso, con los ojos en llamas y el corazón exultante:

    Te Amo.
    Como no había amado nunca a nadie.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s