La culpa es de internet

David Bravo haciendo gala de su ironía habitual en La noche sin tregua.