No me puedo creer que, en los tiempos que corren, me estén cobrando dos Euros por acceder a la conexión inalámbrica del hotel durante una hora. Sobre todo, considerando que la velocidad de que dispongo ni siquiera me permite reproducir contenidos en streaming.

Escuchando: Invocatio II – Irfan

Anuncios