80:42:44

80:42:44, sí.

He aquí el tiempo total de conversación con este móvil (probablemente incompleto por haber sido objeto de revisión en tres ocasiones desde su adquisión, a principios de marzo de este año); a destacar 65:37:19 de llamadas realizadas.

Mañana lo jubilo, más que nada porque me tiene hasta las narices.

Y el manual de mi nueva terminal de telefonía celular parece la Biblia. A este paso va a ser necesario un Máster para aprovechar al máximo las posibilidades de estos simpáticos aparatitos.

PD. Vivan las radiaciones directas al cerebro.

6 comentarios en “80:42:44

  1. Las radiaciones que emite un teléfono móvil son tan mínimas que el riesgo de que afecten a tu cerebro es de un bonito 0%.

    Básicamente, para que la telefonía móvil te dañe, tienes que estar en un radio de 0’5m de una antena durante una temporadita, o, lo que es lo mismo, vivir una semana abrazado a la antena.

  2. Un total de 80 horas en 9 meses son unos 20 minutos diarios, está claro que así visto no parece tan grave. Dichoso invento el teléfono móvil.

  3. Pues yo leí recientemente en la prensa que las radiaciones de móvil generan alteraciones en la estructura del adn (sin necesidad de vivir dentro del horno microhondas, vamos). Y creo que no lo he soñado…

Los comentarios están cerrados.