433

Arena en los zapatos, ropa mojada y ecos de tu voz.

He ahí los vestigios de las hogueras, de la música en la playa y de las ganas de fiesta.

Y no, aunque por momentos pudiese parecerlo, esto no es Ibiza.