Los engranajes chirrían

“¿Quién puede contradecir que organizarse es dividir la tarea en partes bien definidas, relacionar las partes en forma secuencial y obtener el resultado por agregación? Implícitamente existe un orden mecánico. Primero, porque las partes se dividen de manera que no haya invasión mutua. Segundo, porque las partes suman el todo. Y, tercero, porque se espera que el sistema opere como una máquina, de forma predecible, eficiente y fiable. Como un reloj.”

[fragmento extraído de De la empresa jurásica a la e-mpresa e-volucionada, de Enrique de la Rica y Ángel L. Arbonies]