277

No está de más que salga por aquí de vez en cuando. Es la mejor forma de refrescar mi memoria para no olvidar por qué he ido dejando de hacerlo.

Sí, me alegro de ser raro.

Y, además, esta ciudad está frágilmente vacía

sin ti.